Páginas

jueves, 24 de enero de 2013

Del amor al humor. Y viceversa. Charles Chaplin.

Esta tarde, en la Filmoteca de Catalunya, se proyectaba la película City Lights (1931) de Charles Chaplin. Perteneciendo al ciclo "Carta blanca a Juan Marsé", aparecía éste al inicio en una suerte de presentación filmada, dedicándole al largometraje y al espectador unas palabras-porqués. Decía el escritor que adoraba esta película y, en consecuencia, la había elegido especialmente por la escena final. Es ésta, en palabras del escritor, un homenaje al renegado cine sonoro que entraba, por entonces, pisando fuerte -y machacando- al mudo, por otro lado, campo de batalla del creador de Charlot. En otras palabras, el "Ya puedo ver" con el Virginia Cherrill cierra el film vendría a ser la aceptación del éxito de ese otro cine por parte del director londinense. Una especie de rendición ante lo evidente.

http://25.media.tumblr.com/tumblr_m0dhb4FS7o1qbaielo1_500.gif

Hombre, yo  no digo que no le vaya a gustar por esto. Lo primero porque ¿quién soy yo para desdecir la opinión de nadie? Lo segundo, que es conocida de sobras la ferrea o-posición que los grandes del cine mudo defendían a capa y espada y, de ser así el homenaje/guiño entrevisto, ¡qué grande Chaplin con su "bueno, vale, tenéis razón"! (Casualmente, o no, su siguiente producción sería Modern times en 1935). Y tecero, menos aún contradecir las palabras de Marsé cuando precisamente esta obrita (el diminutivo por el cariño hacia ella) está a caballo entre lo puramente mudo y los primeros conatos sonoros. Vamos, que está en lo cierto Marsé declarando abiertamente su predilección por esta película-puente gracias a estos detalles.

Pero, digo yo, que teniendo joyas como la del siguiente video, pequeños diamantitos pulidos y que resumen TANTO en sólo 6 minutos...  ¿No se merece también una mención especial? No lo neguemos. Nos gusta reirnos. Y si puede ser de otro, mejor. Creo que precisamente eso, esa inocente / infantil malicia humana, era la especialidad chez Chaplin...


video


You can see now?

***

2 comentarios:

  1. Jajajaja. Le veo muy enamorada de monsieur Chaplin. Sabe que soy más partidario de Keaton que de él pero no son excluyentes, por mucho que haya gente que se empeña siempre en oponer, enfrentar, excluir.
    Y lo que voy a decir lo hago a título muy, muy personal, pero a mí, tanto o más que Vd., lo que diga Marsé va a misa.

    Un abrazo grandote, mi buen amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es taaaaaan adorable ese Chaplin mordiéndose las uñitas... ay... *.*

      Fuera de coña ya, me alegra que usted defienda al buen Marsé (o eso he entendido yo de su comentario). Creo que desconozco el motivo -¡iGGGnorancia, qué mala eres!- por el que se están haciéndose jornadas sobre él, con selecciones fílmicas del autor, entrevistas personales, y demás actos culturales. Ya le iré contando si sé algo (y viceversa, haga usted el favor). Mientras tanto, esta tarde toca John Huston y su The Asphalt Jungle.

      Seguimos... Y gracias por pasarse.
      PterP.

      Eliminar